Impresionismo y fotografía, una nueva forma de ver el mundo

Por Aarón CALVO @aaroncalvoo98

Desde el 15 de octubre de 2019 y hasta el 26 de enero de 2020, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid albergará una de las colecciones más completas sobre los principales artistas del impresionismo y la gran influencia que la fotografía tuvo en todos ellos a la hora de realizar sus obras.

Hace más de 150 años que la fotografía comenzó a desarrollarse y con ella la manera de contemplar el mundo y de representar la realidad por parte de los artistas se vio transformada de forma notoria.

Con esta exposición, se pretende crear una simbiosis entre fotografía y pintura; una mezcla que comenzó a cobrar fuerza a finales del siglo XIX, cuando los artistas del momento se vieron influenciados por las imágenes de los principales fotógrafos franceses. Era la combinación perfecta. Un elemento -la fotografía- capaz de capturar los pequeños detalles, esos detalles que tan bien plasmaban los artistas impresionistas en sus obras.

La funcionalidad de este nuevo instrumento, capaz de detener el tiempo y de captar la instantaneidad, embaucó rápidamente a los pintores de la época, quienes vieron la posibilidad de desarrollar nuevas técnicas pictóricas y una nueva forma de ver el mundo que les rodeaba.

Imagen1
Monet, El deshielo en Vétheuil (1881)

Con estos ingredientes sobre la mesa, se lleva a cabo la exposición Los impresionistas y la fotografía, que trata de aunar en un solo espacio lo mejor de dichas artes que, pese a desarrollarse de formas muy diferentes, guardan una gran similitud en cuanto a lo que pretenden trasmitir al público.

De este modo, en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza ha creado un itinerario a través de nueve episodios temáticos muy ligados tanto a la pintura como a la fotografía, en los cuales se puede apreciar la influencia de la segunda sobre la primera, en lo que sería la antesala de la modernidad.

La primera de estas salas es El bosque, en la cual se hace referencia al mundo natural y, más concretamente, a los bosques. Parajes como los parques de los alrededores de París o el bosque de Fontainebleau sirvieron como inspiración tanto a fotógrafos como a pintores. En esta primera estancia se puede disfrutar de las representaciones de artistas como Gustave Coubert, Camille Corot o Camille Pissarro, además de varias instantáneas realizadas por el fotógrafo francés Gustave Le Gray, quien tiene un gran protagonismo a lo largo de toda la exposición. En esta área podemos observar a pintores como Pissarro adoptando unos encuadres y unos efectos de la luz en sus obras muy cercanos a los captados por los fotógrafos, así como el intento de plasmar de forma fragmentada el bosque y no en toda su inmensidad, como pudiera parecer en una primera instancia.

Captura
Renoir, Mujer con sombrilla en un jardín
(1875)

En la segunda de las salas, se hace referencia a las Figuras en el paisaje. Aquí se puede observar cómo el paisaje va cobrando fuerza poco a poco y cómo autores de la talla de Claude Monet utilizan el bosque o los ambientes al aire libre para la escenificación de sus figuras. Algunas de estas obras parecen sacadas directamente de las fotografías, como se puede comprobar en los cuadros de Frédéric Bazille y Marie Bracquemond, en los que sus familiares y amigos parecen estar posando para la toma de una instantánea. Por su parte, Édouard Manet se mostraba más reticente a esta nueva corriente centrada en los espacios abiertos y naturales, aunque realizó algunos trabajos con unos esquemáticos fondos paisajísticos, muy cercanos a los que Olympe Aguado puso de moda.

Al avanzar hacia el tercer espacio, denominado El agua, se puede comprobar la gran obra de Gustave Le Gray con el tratamiento del agua. Con sus imágenes de las olas rompiendo, de las mareas y las nubes, logró servir como inspiración a artistas como Monet y Boudin, que se fijaron en la obra del francés para realizar numerosas pinturas con el agua como elemento principal y como representación máxima de la instantaneidad y lo fugaz.

Museo Thyssen- Bornemisza
Pissarro, El bosque de Marly
(1871)

En la cuarta estancia de la exposición, el motivo es El campo. En esta sala se vuelve de alguna manera a la temática de la primera, con paisajes naturales, paseos en barca y los parques y espacios abiertos de París. Artistas como Renoir, Monet y Caillebotte, transformaron la manera de representar el paisaje, de tal forma que su estilo quedaba muy ligado al de fotógrafos como Achille Quinet o Charles Marville.

Las salas cinco y seis hacen referencia a los Monumentos y las Ciudades. En cuanto a los primeros, los artistas se comenzaron a interesar tras las imágenes tomadas por Le Gray y Bayard para la realización de un inventario gráfico de todos los monumentos en suelo francés. Como muestra de ello, destaca la serie de Monet de la fachada de la catedral de Ruán, realizada entre 1892 y 1893. También cabe mencionar el creciente interés de estos artistas por los elementos propios de la industrialización. Por otra parte, las vistas de París fueron objeto de infinidad de imágenes y obras. Fotógrafos como Marville o Jouvin no dudaron en plasmar las vistas desde los interiores de los edificios de la capital francesa; del mismo modo que Pissarro, quien transformó estas instantáneas en vistas impresionistas en escorzo.

Llegando al final, las salas siete y ocho están dedicadas ampliamente a la figura humana. La primera de estas dos estancias se enfoca en El retrato, el cual con la llegada del daguerrotipo y las posteriores cámaras fotográficas, se vio ligeramente transformado hacia un nuevo realismo, dotado de una gran introspección psicológica y de cierta simplicidad. Destacan los retratos de Manet y Degas, basados en fotografías, así como una colección del propio Edgar Degas, en las que aparecen conocidos del pintor en atmósferas y encuadres perfectamente estudiados.

Museo Thyssen- Bornemisza
Degas, Bailarina basculando (1877-79)

En la sala número ocho, dedicada al Cuerpo, se exponen numerosos trabajos de fotógrafos como Antoine Moulin, Belloc o Le Gray, en los cuales se realizan tomas de cuerpos femeninos -principalmente- como pocas veces se habían atrevido a mostrarlo antes al gran público. Degas fue el artista pictórico que más se interesó por este ámbito, realizando obras en las que mostraba el cuerpo en movimiento, sobre todo con sus series de bailarinas, ya que le llamaba la atención el poder congelar el movimiento de estas en medio de un ensayo o de un  baile.

Para concluir con esta visita a la exposición, los organizadores brindan la posibilidad de ver un gran número de instantáneas, con el fin de demostrar su uso documental y archivístico. En esta última sala se encuentran algunas de las fotografías utilizadas por Manet y Degas para la elaboración de sus obras, como broche final a lo que es esta exposición, en la que se trata de acercar al espectador la fusión entre pintura y fotografía.

Situado en una de las zonas más transitadas y populares de la capital española, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza acoge en su interior, durante unos meses, una de las colecciones más completas sobre los artistas impresionistas y su vinculación con el mundo de la fotografía. Con una gran colección de pinturas y de instantáneas originales, esta exposición temporal acerca al espectador a la vida francesa de finales del siglo XIX.

 

DATOS ÚTILES

  • Lugar: Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Sala de exposiciones temporales
  • Localización: Paseo del Prado, 8, 28014 Madrid
  • Webwww.museothyssen.org
  • Fecha: Del 15 de octubre de 2019 al 26 de enero de 2020
  • Transporte:
    • Metro: Estación Banco de España (Línea 2)
    • Tren: Estaciones de Atocha y Recoletos
    • Autobús: Línea EMT 1, 2, 5, 9, 10, 14, 15, 20, 27, 34, 37, 41, 51, 52, 53, 74, 146, 150
  • Horario:
    • Lunes cerrado
    • De martes a domingo de 10:00 a 19:00 horas
    • Sábados de 10:00 a 21:00 horas
  • Precio: 
    • Individual: 13 euros
    • Reducida: 9 euros (previa acreditación)
    • Gratuita: menores de 18 años, profesores de la facultad de Bellas Artes, personal docente en activo, ciudadanos con discapacidad superior al 33% familia numerosa, miembros de ICOM y ciudadanos en situación legal de desempleo
    • Grupos (7 o más personas): 11 euros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s