Leonardo da Vinci: el hombre desconocido

Por Jacqueline GUADAÑO @JacquelineGuaSa

El Palacio de las Alhajas y la Biblioteca Nacional de Madrid, abren sus puertas para conmemorar el quinto centenario del fallecimiento del célebre artista renacentista, Leonardo da Vinci. La exposición estará abierta hasta el 19 de mayo de 2019, dónde pretenden ofrecer todas las caras del hombre, y no sólo del genio. Un hombre predilecto a la vida, y en ocasiones ausente de ella. Un hombre.

 

IMG_20190314_203132
Collage de obras de Da Vinci para recrear su rostro

La ciudad madrileña será una de las primeras en dar comienzo a la programación, seguida de Italia, Francia e Inglaterra. El comisario del proyecto es el escritor y presentador, Christian Gálvez, junto con Iniciativas y Exposiciones. Es, sin duda, una de las pocas exposiciones que cuenta con el apoyo de Leonardo DNA Project. Un proyecto internacional con el que el escritor colabora desde hace años. El mes en el que la exposición habría sus puertas, Gálvez recibió numerosas críticas del Comité Español de Historia del Arte, refiriéndose a un supuesto “intrusismo laboral” por parte del escritor y a una “falta de rigor”. Como señaló Christian a la agencia Europa Press, “No se trata de tener un objetivo científico, la suerte que tengo es la de poder hacer de puente entre cultura y la gente”. Por otra parte, aseguró que la exhibición estaba respaldada por numerosos catedráticos, entre ellos, Elisa Ruiz, comisaría en la Biblioteca Nacional.

 

Esta muestra cultural localizada en primera instancia en el Palacio de las Alhajas, cuenta con distintos bocetos y anotaciones originales del artista, así como réplicas; un número amplio de manuscritos y códices; al igual que una infinidad de rostros que podrían ser o no, realizados y/o representados por Leonardo. La culminación se produce en un intenso “cara a cara” con la inédita Tavola Lucana (1505), último autorretrato descubierto por el historiador Nicola Barbatelli en 2009.

 

El afán didáctico de la exhibición se ampara en recursos audiovisuales, maquetas de distintos inventos y en la gratificante experiencia de la realidad aumentada. Sin duda, conforman una base más directa con el hombre inconcluso y el genio más perspicaz.

IMG_20190314_201343
Diferentes trabajos anatómicos de Leonardo Da Vinci

 

La guía base del recorrido son las distintas melodías de Ara Malikian, pero el aspecto valorativo-emocional comienza al abrir los ojos y emprender el viaje de la gran vida de Leonardo y las distintas facciones que le acompañaron durante ésta.

Sala I, localizada en el espacio céntrico del Palacio, está dedicada exclusivamente a su biografía, especialmente al número ingente de vivencias que intercalan personajes de suma relevancia en la vida del artista, así como las influencias que tuvieron en distintas obras. Entre dichas figuras, cabe nombrar a Luca Pacioli, Nicolás Maquiavelo y Miguel Ángel Buonarroti. El desarrollo de esta primera sala es circular, iniciado con la denominación del renacimiento y finalizado en el análisis de su obra motriz La Gioconda (1503).

 

IMG_20190314_194824
Recreación “El coche de las ballestas”, 1478-80

La Sala II está dedicada a su faceta como inventor. Gracias a Francesco Melzi, el espacio está dotado de numerosas anotaciones y bocetos recopilados tras la muerte del artista. Asimismo, se expone junto a ellos magníficos facsímiles de los códices y manuscritos de Leonardo, contiguos a las diversas recreaciones de sus inventos más discurridos y avanzados para su siglo. Es posible, a través de medios móviles expuestos en la sala, observar en realidad aumentada las distintas invenciones en movimiento. Por otro lado, se localiza un pequeño audiovisual que explica de forma precisa la técnica y los materiales que empleaba para realizar sus bocetos, desde goma arábiga, tiza roja natural o polvo de huesos. Sin duda, la sala proyecta, gracias a la recopilación exhaustiva de sus trabajos, una intensa luz en el artista que le dota de una actitud visionaria, luchadora, repleta de creatividad y sin ‘imposibles’ por delante.

 

La ecléctica arquitectura del palacio conduce al visitante hasta la misteriosa atmósfera de la Sala III. Una cautivadora música seleccionada por James Rhodes, pianista británico, envuelve la sala y nos conduce a tomar asiento. Se proyecta en escena la simplificación de la historia oculta tras la creación de La Última Cena (1495-1498), obra pictórica de relevancia universal. La maquetación escultórica de la escena, con sumo detalle en las expresiones faciales y en la colocación de los distintos personajes, dieron paso al óleo sobre lienzo que revolucionó la historia del arte renacentista.

 

Próximo a esta área, se halla la Sala IV. Es una marea de trabajos realizados por Leonardo sobre su intenso estudio de las proporciones humanas. Un estudio que le llevó a idear creaciones tan conocidas como la representación del Hombre de Vitruvio (1490), dónde con fluctúan su ser más meticuloso junto con el bohemio creativo. Al fondo de la habitación, se ubica una serie de aplicaciones de realidad aumentada, en las que podemos convertirnos en una de los protagonistas de sus obras anatómicas, es decir, en una pequeña parte de su historia.

IMG_20190314_201205
Estudio anatómico del “Hombre de Vitruvio”, 1490

 

En última instancia, bajamos hasta el culmen de la exposición. Allí, nos espera un Leonardo da Vinci desconocido, el hombre desdibujado entre bocetos. ¿Quién fue realmente?

IMG_20190314_202034
“Tavola Lucana”, 1475-1515

A medida que se recorre el último pasillo, se intuye la llegada de la obra mater de la exhibición, la Tavola Lucana (1475-1515). Y, en efecto, es así. Lo más novedoso de Leonardo es el postre final de este gran banquete. Los indicios hallados hasta ahora, apuntan a que se trata del único autorretrato compuesto por el artista. Sin embargo, el debate entre historiadores de arte es continuo y no terminan de señalar cual es el origen real de la obra. Está pintado sobre madera de álamo, material propio en la Italia del siglo XV, y se trata de un temple sobre yeso y plomo blanco. Está fechada en torno al año 1475 y 1515.  La estancia dónde se halla está aislada del resto de obras, con el único recurso luminiscente que enfoca al pequeño cuadro. De mirada envolvente y penetrante, que logra la abstracción del tiempo.

 

 

Es Leonardo, y está frente a mí, mirándome. ¿Es ese el verdadero rostro del hombre, o es el genio que lo acalla?

Una exposición íntima, que deja entrever la vida de un hombre mortal, con carencias, con heridas, con vaivenes que, incluso a él, le hace dudar de su propia identidad. Un hombre que se sumergió bajo pinceladas de ilusiones y de sueños. El polímita renacentista; un hombre de carne y hueso, que luchó todo lo que quiso luchar, y creó cuánto quiso crear.

Pintor, anatomista, arquitecto, escultor, pintor, botánico, científico, escritor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta, urbanista. Él no sabía que era un genio, porque antes de serlo siempre fue hombre.

 

DATOS ÚTILES

Lugar: Palacio de las Alhajas.

Dirección: Plaza de San Martín, 1, CP 28013, Madrid.

Web: https://www.losrostrosdelgenio.com/

Fechas: 29 de noviembre de 2018 | 9 de mayo de 2019.

Transporte:

-Metro: Sol, Ópera y Callao.

-Tren: Estación de Sol

-Autobús: 1, 2, 3, 5, 15, 25, 29, 44, 50, 51, 53, 146, 148.

Precio: Entrada estándar 14’5€, joven 8€, reducida 10€ e infantil 0€.

Horarios: Martes a domingo de 11:00h a 21:00h.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s