El Museo Thyssen cumple 25 años

Por Silvia ORTIZ @Silviaortizcn

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza cumple 25 años. Para celebrar su aniversario, el fin de semana del 6 al 8 de octubre el museo abrió sus puertas gratuitamente, tanto a la exposición permanente como a la temporal. Además, preparó diversas actividades como visitas guiadas gratuitas, conferencias, obras de teatro, espectáculos de danza y una megafonía muy especial. En Artenea hemos tenido la gran suerte de asistir a esta señalada celebración.

 

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 18.49.43
Pantallas colocadas en la fachada del museo durante este fin de semana para proyectar obras icónicas

Una vez recorremos la maravillosa calle del Prado y llegamos al Museo Nacional Thyssen-Bornemisza lo primero que llama nuestra atención son las enormes pantallas que engalanan la fachada principal del edificio. En ellas, con la colaboración de la  empresa Endesa, se proyectan  por este cumpleaños algunas de las más famosas obras del museo. Una vez dentro, unas puertas abiertas y unas taquillas en las que se puede leer “free entrance” son las encargadas de recibir a todos aquellos que quieran disfrutar del evento. Que no son pocos. De hecho, una de las cosas más sorprendentes, es la cantidad de gente que acoge el museo en este fin de semana. Quizás por acompañar a esta institución en su 25 aniversario, o quizás por la gratuidad del evento, miles de personas se mueven como una riada por los pasillos del museo prácticamente abarrotando cada sala.

Es casi una obligación pasar a ver la exposición de la pintora, diseñadora y decoradora Sonia Delaunay. Una muestra que el Museo Thyssen-Bornemisza acoge temporalmente y que incluye fotografías, pinturas, bocetos, ropa diseñada por la artista, retales de tela, vídeos e incluso mosaicos. Mientras decenas de personas caminan entre el colorido y geométrico mundo de Sonia Delaunay, un mensaje de megafonía suena por los altavoces de la sala, paralizando a la multitud de inmediato: “ Atención, por favor:  Les recordamos que no está permitido gritar, tirarse por el suelo, o rodar haciendo la croquetilla. Muchas gracias” comenta una voz femenina con mucha gracia. La gente, aunque sorprendida, se echa a reír. Este mensaje, como muchos otros que se oirán a lo largo de la tarde, forman parte de la intervención artística en el sistema de megafonía “Atención, por favor” a cargo de Cristian Fernández Mirón, encargado de arrancar las carcajadas del público durante el fin de semana.

Al visitar la colección permanente, además de icónicas obras de arte, encontramos un museo abarrotado. Personas mayores, niños, jóvenes, y gente de lo más diverso llenan todos los rincones. Aunque la sala más aclamada es la que se corresponde con los grandes impresionistas. En ella podemos encontrar cuadros como Bailarina basculando (1877) de Degas o Mujer con sombrilla en el jardín (1875) de Renoir, en los que todo el mundo se para durante varios minutos. Sin embargo, otros cuadros como Metrópolis (1917) de Grosz o Habitación de hotel (1931) de Hopper, también tienen su público. Sin embargo, pese a la cantidad de gente, el ambiente del museo es tranquilo, silencioso, agradable.

20171009_185728
Pasillos abarrotados de gente en el 25 aniversario del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

A veces, las visitas guiadas gratuitas irrumpen en las salas con varias cámaras y un guía voluntario que comenta los cuadros, las vidas de los artistas y muchas curiosidades. Aunque para acceder a estas visitas era necesario apuntarse previamente, cualquiera que quisiera escuchar al guía, solo tenía que acercarse un poco para participar de la explicación. Era un día de celebración en que el arte estaba abierto para todos, previa reserva o sin ella. Algo digno de agradecer al museo y a sus guías.

En general, este 25 aniversario del Museo Thyssen- Bornemisza se ha celebrado con mucho éxito. Miles de personas acudieron a la invitación de la institución, lo que quizás nos deja entrever que si los museos fueran gratuitos podríamos democratizar un poco más el arte, y abarrotar las salas. La organización del evento fue excelente, los guías impecables, y la seguridad perfecta. Entre todos, consiguieron que el Museo se convirtiera en una gran fiesta del arte a la que todo el mundo estuvo invitado y de la que todos pudimos disfrutar.

Por otro lado, para conmemorar estos 25 años de servicio que el Museo Thyssen le ha dado a nuestro país, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, le ha concedido el término de “Nacional” a esta institución. De esta manera, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza se pone a la altura de otros grandes museos de nuestro país como el Prado o el Reina Sofía. Esta nueva nomenclatura sirve principalmente para recordar que la institución es pública, algo que gran parte de la población desconoce. Aunque es cierto que en un principio la colección perteneció al Barón Thyssen, y por lo tanto era privada, poco tiempo después de que el museo abriera sus puertas, pasó a ser del Estado. De esta manera, estos más de mil quinientos cuadros son de todos los españoles y completan el patrimonio artístico de nuestro país. Además, el museo cuenta con  la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, con más de  200 obras que, aunque son privadas, están en el museo en forma de depósito gratuito. Estamos hablando de una basta colección de obras que abarca prácticamente todos los estilos, desde Rubens, Caravaggio o Tintoretto a Klee, Kandisnky y Picasso, y que ahora forman parte de nuestro patrimonio nacional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s