Land Art, viaje al centro de la tierra y el aire

Por Beatriz ANTONA @bea__antona

El paisaje ha pasado de ser el tema fetiche de artistas de toda procedencia y condición a convertirse en el propio lienzo. Las maneras de pensar, ejecutar e incluso mercantilizar el arte están sujetas a los cambios que se producen en la sociedad a lo largo de la Historia del Arte.

Desde los frescos que decoraban estancias en las antiguas ciudades de Pompeya y Herculano, hasta la pintura contemporánea con las series pictóricas dedicadas a la montaña Sainte-Victoire del maestro Cézanne, pasando por las variantes del Boulevard Montmartre a los ojos del impresionista Pissarro. Todos ellos tomaron como referencia la naturaleza para expresar su arte. Desde entonces y hasta día de hoy, mucho ha cambiado el concepto de arte y la forma en que se concibe.

Sin embargo, el Land Art nace en Estados Unidos a finales de los años sesenta como una nueva forma de afrontar el arte en todas sus formas. El proceso creativo de estos artistas exige mucho más que una observación en profundidad del paisaje o una completa abstracción que permita reflejar en la obra lo que se pretende transmitir. Esta corriente implica un examen exhaustivo del entorno en el que se va a plasmar el resultado final. Los materiales y los escenarios son tan infinitos como la Tierra nos ofrece.

A diferencia de otros movimientos y vanguardias, los artistas del Land Art aglutinan en una misma corriente concepciones totalmente distintas. Se crea, así, una relación única entre el artista y la obra debido a su idea preconcebida en cuanto a la naturaleza. La genialidad del Land Art radica, no sólo en la obra final, sino también en todo el camino que recorren sus autores hasta llegar a ella. Y no es precisamente un camino de rosas. Y es que, de manera generalizada, el proceso de producción de la obra se alarga en periodos largos de tiempo, tardando incluso años en llegar a la meta.

Las dimensiones de estas obras no son precisamente, por lo general, otro punto a favor en su compleja realización. La monumentalidad de éstas es otra de las razones por las cuales esta corriente merece un reconocimiento a la altura. El Gran Lago Salado de Utah tiene la excelencia de ser el escenario en el que se encuentra una de las obras de Land Art más conocida a nivel mundial. Concebido desde la percepción de, en palabras del propio autor, Robert Smithson, “un mundo de prehistoria moderna”, el artista comenzó a fabricar la obra en abril de 1970 para la que fueron utilizadas 5.000 toneladas de bloques de piedra de origen volcánico. Las consecuencias del cambio climático que han sacudido la zona, desde principios de la década de los setenta en la que se realizó el proyecto de construcción hasta nuestros días, poco tiene que ofrecer de los tonos lava negruzcos que aportaba este material.

9c4ae2fb4e5c3296cf37fb6ef2d9e26473f9788c.jpg

Robert Smithson, “Spiral Jetty”, 1970

Pero, sin ir más lejos en tiempo y lugar, la península ibérica ofrece bravísimos ejemplos de esta corriente. A pocos kilómetros del pueblo de Guernica que Picasso jamás llegó a pisar y a escasos metros de la cueva de Santimamiñe, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, el Bosque de Oma se consolida hoy como uno de los principales reclamos turísticos y culturales del norte de España. En el recorrido por un sendero ubicado en la reserva natural de la Biosfera de Urdaibai y perfectamente milimetrado para su disfrute, todos los sentidos del espectador pueden apreciar la obra del pintor y escultor Agustín Ibarrola. El autor trató así, entre 1982 y 1985, de construir en el lugar de sus raíces su concepción de la, (a veces escabrosa) relación naturaleza-ser humano. Las influencias de vanguardias como el Cubismo se ven aquí reflejadas en las múltiples formas geométricas, -círculos, líneas o rombos- que componen el total de la obra.

 

agustin-ibarrola-bosque-oma3

Agustín Ibarrola, “Bosque de Oma”, 1982-1985

 

El ecologismo y el arte, la combinación de moda

Quizá se deba a una mayor concienciación de la sociedad en cuanto a los desastres naturales generados (y que se siguen generando) alrededor del globo o al  sentimiento de culpa de la propia sociedad al saber que es ella misma la principal responsable del cambio climático en el que el mundo se encuentra inmerso. Sea cual sea la razón principal, la motivación de los artistas del Land Art a la hora de realizar sus trabajos resulta cuanto menos reflexiva.

La sostenibilidad del medio ambiente se consolida como pieza clave a la hora de entender esta forma de hacer arte. El Land Art rompe muros, atraviesa mares y montañas para hacer ver que el despilfarro al que el consumismo en el que vivimos en los últimos tiempos ha colonizado el planeta.

Los festivales no son solo cosa de la música, la danza o el cine. Las artes pictóricas, escultóricas y arquitectónicas también tienen los suyos y el Land Art, una corriente que aúna las tres anteriores no iba a ser menos. Los amantes del arte y la naturaleza tienen la oportunidad de empaparse de ambas en diversos eventos alrededor de Europa.

“11 equipos de 10 naciones crean esculturas y creaciones en la naturaleza salvaje y romántica. Usando nada más que materiales naturales y disponibles localmente,  obras de arte efímeras se colocan en el paisaje”. Es la descripción que ofrece el Land Art Grindelwald, que tendrá lugar entre los días 12 y 17 del mes de junio en el camino entre Aspi y Gletscherschlucht, en el Cantón de Berna (Suiza).

Apulia Festival, en Italia, pretende fortalecer la relación entre el arte y el medio ambiente a través de la promoción del arte local. La principal motivación para sus promotores es concienciar, tanto a artistas como a visitantes, sobre la ecología y la sostenibilidad como forma de progreso.

El Land Art Festival, organizado por la organización LAND-SHAPE de Dinamarca, nace con la idea de proyectar al mundo la escena danesa de esta corriente y de integrarla en la región de Jutlandia del Norte, al norte del país. La edición de 2015 se celebró en la ciudad de Hanstholm.

La consolidación de lo perecedero

El Land Art puede entenderse, también, como una denuncia al comercialismo que sostiene las bases actuales del arte mundial. El caso del Bosque de Oma es tan solo un ejemplo de ello. La Diputación Foral de Bizkaia se vio obligada a comprar el terreno en el que hoy se puede apreciar la obra de Ibarrola en el año 1990, varios años después de que el artista comenzara a pintar el bosque. Esta condición se debió a una cuestión de protección institucional de dicha obra.

Walterdemaria1.jpg

Walter de María, “Campo de relámpagos”, 1977

 

Aunque algunas obras son restauradas y otras concebidas para ser temporales al igual que muchas exposiciones de otras obras de corrientes contemporáneas, las creaciones del Land Art se caracterizan por su carácter efímero. Los artistas dejan sus obras expuestas a merced de las condiciones meteorológicas y demás elementos ajenos a la voluntad humana. Esto se traduce a menudo en un deterioro notable de la obra a largo plazo, e incluso, en ocasiones, en la desaparición de la misma.

Otras obras se quedaron por el camino. El controvertido caso del proyecto Tindaya obligó en 2015 a la familia Chillida a ceder los derechos del monumento al Gobierno de Canarias y al cabildo de la isla de Fuerteventura. La idea concebida por el escultor vasco Eduardo Chillida era la representación de un verso del poeta de la Generación del 27, Jorge Guillén. “Lo profundo es el aire” fue la idea que visualizó el artista. Pero los 17 años que transcurrieron desde el nacimiento del proyecto hasta la muerte de Chillida ni siquiera fueron suficientes para acabar con la polémica.

El Land Art es, en definitiva, un concepto rompedor que arrasa con los establecido en cuanto a los parámetros artísticos. No pretende seguir modas. Una declaración de amor por la naturaleza a los cuatro vientos. Su intención de hacer reflexionar sobre la conservación del medioambiente no deja indiferente a nadie.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s