Emociones enfocadas: el trabajo de Bruce Davidson llega a Madrid

Por David LIMA @DLimaGuerrero

foto-1
Bessie Gakaubowich, Cafetería Garden, Nueva York, 1973.

Hasta el 15 de enero de 2017, la fundación MAPFRE albergará en Madrid la mayor retrospectiva del fotógrafo norteamericano Bruce Davidson. Más de 190 fotografías darán la oportunidad de adentrarse en un mundo de expresión cristalina de emociones retratadas por uno de los mayores referentes en la historia de la fotografía.

Nacido en el burbujeante Chicago de los años 30 en el seno de una familia judía, ganaría ya a los 18 años el primer premio de un concurso organizado por Kodak para institutos de todo el país. La fotografía se había convertido para Bruce Davidson en la forma perfecta de expresarse y relacionarse con el mundo. Tras estudiar este campo en el Rochester Institute of Technology (RIT) y pasar a la Universidad de Yale para adentrarse en el diseño gráfico, a la temprana edad de 22 años, veía nacer su primer trabajo publicado en una revista ilustrada: una serie de fotografías del equipo de fútbol de su universidad en la célebre revista “Life”.

La importancia de Davidson en el panorama fotográfico radica en el papel que tuvo en el paso de la fotografía como instrumento documental a aquella tipología que albergarían más tarde los museos como obras de arte. Influido por figuras como Cartier-Bresson, Robert Frank o Eugene Smith, su trabajo inmortalizó algunos de los momentos históricos más importantes del siglo XX americano.  Por otro lado, su metodología de trabajo aseguraba que las tomas serían pequeñas ventanas asomadas a auténticos pedazos de intimidad humana.

Durante largos períodos, este buscador de historias permaneció con aquello que quería atrapar en su cámara. Lejos de detenerse en un detalle único, Davidson tomaba un tema como conjunto de muchos vértices. Más tarde, aseguraría: “encontré mi camino en la vida a través de la lente de la cámara. La usé para plasmar mis sentimientos sobre el mundo (…).” Sus fotografías surgían de aquello que lo emocionaba, y su trabajo representaba la esperanza en que aquello que veía se pudiese cambiar por medio de ellas.

Como afirma el comisario de esta exposición, Carlos Gollonet, su obra “va creando metáforas” que cobran sentido en el conjunto. Podía pasar años conviviendo con comunidades sociales marginadas o con individuos, asegurando una confianza que daría paso a fotografías sinceras y de enorme implicación. Su compromiso social desechaba la posibilidad de que revistas como “Life” pudiesen manipular sus trabajos, algo que había ocurrido en obras como las de Eugene Smith. En la célebre agencia “Magnum”, Davidson encontraría un lugar sin censura y con la posibilidad de mostrar íntegramente aquello que había capturado.

Las temáticas que trabajó viajaron desde la circunstancia de individuos en los que nadie antes había reparado hasta la de grupos en una situación marginal que, bajo su mirada, debían experimentar un cambio. Tales fueron los casos de la juventud marginada de Brooklyn, la lucha por los derechos civiles de la población negra en el país, o la situación de determinadas capas sociales en Occidente.

foto-4
Nueva York, 1959

Cuando Bruce tenía 22 años, lo destinaron a un campamento militar aliado cerca de París. Allí, otro soldado francés le presentó a su vecina, Madame Margaret Fouché, la viuda de un pintor impresionista de segunda fila, Léon Fauché. Davidson la visitó durante meses cada fin de semana y retrató su atmósfera solitaria, rodeada de cuadros y de recuerdos.

foto-2
La viuda de Montmartre, París, 1956.

De la noche a la mañana, Davidson se subió a un autobús lleno de jóvenes voluntarios de los Viajes por la Libertad en América, desde Montgomery (Alabama) hasta Jackson (Mississippi). Fueron cargados de fuerza para luchar por sus derechos civiles, sin embargo, todos fueron arrestados al llegar.

foto-3
La marcha de Selma, Selma, Alabama, 1965.

Gracias a su ágil dominio de la cámara Leica, Davidson utilizó una técnica más fugaz, expresionista, virando hacia una nueva modernidad fotográfica. Mientras realizaba un documental de Isaac Bashevis Singer, ambos se veían en una cafetería llamada “Garden”. En ella se solían reunir judíos que habían llegado a Nueva York tras la guerra. Davidson, al igual que Singer, judío de raíces polacas, sintió la necesidad de retratar a estos personajes, que le contaban la historia de sus dolorosas vidas.

                                            ********************************

DATOS DE INTERÉS:

HORARIO:

  • Hasta el 15 de enero de 2017.
  • Lunes de 14:00 a 20:00 h.
  • Martes a sábado de 10:00 a 20:00 h.
  • Domingos y festivos de 11:00 a 19:00 h.

PRÓXIMOS DESTINOS

  • Turín, Italia.
  • Róterdam, Países Bajos.
  • Bilbao, España.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s