Cuando la anatomía se convierte en arte

Por Ada NUÑO @adasaurio

Del 26 de mayo al 31 de diciembre de este año podremos disfrutar en la Universidad Complutense de la exposición organizada “Arte y carne. La anatomía a la luz de la ilustración”, una propuesta que ha sido posible gracias al Rector de la Universidad Carlos Andrada, el Director del Museo de Anatomía Javier Puerta de la Facultad de Medicina, Fermín Viejo, el Paleontropólogo y comisario de la exposición, Juan Luis Arsuaga, María Nagore, Vicerrectora de Extensión Universitaria, Cultura y Deporte, y los profesores Ricardo Horcajada del Departamento de dibujo de la Facultad Bellas Artes y Alicia Sánchez, de Restauración.

No muchas veces una exposición consigue dejar sin respiración a aquel que la ve. Esta es sin duda una de ellas. Arte y carne es un homenaje a las artes y a las ciencias, no tan reñidas como nos empeñamos en pensar, un recorrido histórico del estudio anatómico del cuerpo humano que nos lleva a comprendernos mejor a nosotros mismos. Las obras se encuentran catalogadas por salas que engloban magistralmente en un todo el propósito de la exposición.

El espíritu renacentista y urbano propició un cambio de orientación intelectual frente al escolasticismo medieval. Por un lado, facilitó el conocimiento directo de los autores clásicos y sus obras, y por otro despertó el deseo de observar la Naturaleza por uno mismo, es decir, de experimentar y comprobar. En un escenario como aquel era lógico que tarde o temprano surgiera la cirugía. Si nos centramos en España, no fue hasta 1748 cuando se fundó el Real Colegio de Cirugía de Cádiz. Allí los alumnos debían aprender técnicas quirúrgicas basadas en libros y conceptos modernos de física, química, botánica y sobre todo anatomía. El objetivo del Real Colegio era, pues “que la marina estuviese surtida de cirujanos hábiles”.

IMG_5692

Figura de un bebé en posición “de nalgas”. El estudio de las posiciones del embarazo ha sido siempre vital. Esta postura provocaba la muerte del bebé y la madre más del 90% de las veces. En cera.

IMG_5695.JPG

Distintos tipos de cráneos según “la raza” del individuo o incluso su deficiencia mental. De principios del siglo XX.

Así pues, la cirugía era la rama de la medicina más desarrollada en el siglo XVIII. Lógicamente los nuevos cirujanos necesitaban experimentar, en una palabra “diseccionar”, dado que debían conocer  el cuerpo humano para “repararlo”. Como bien había dicho Leonardo  da Vinci tiempo atrás,  la muerte era necesaria para ayudar a la vida. Fruto de una inteligente relación entre anatómicos y cirujanos surgió la “ceroplástica”, modelos vaciados, muy precisos en detalles, perfectos para el estudio y la disección.

Bajo un mismo techo, Disección, El orgullo de la especie,  Un parto diferente, El don de la palabra (tenerse en pie), La colección y la Anatomía en el Arte son las 8 salas que componen este espectacular trabajo de restauración realizado con las piezas de la exposición, la cual nos acerca a un mundo que ya parece muy lejano. Arte y ciencia. Al fin y al cabo, anatómicamente, el artista no difiere en absoluto de cualquier otro ser humano. La colección de modelos de anatomía en cera custodiada por la Universidad Complutense es un prodigio de conocimiento científico, de oficio y de expresividad artística. Indispensable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s