Van Eyck, primitivo flamenco en los Países Bajos

Por Joseba REY @joseba1995

Johannes Van Eyck fue un pintor flamenco que nació en 1390 en la ciudad belga de Maseeik de la cual emigró pronto para instalarse en Brujas, donde trabajaría durante toda su vida profesional y acabaría muriendo alrededor de 1441. Van Eyck es considerado una de las figuras básicas de la transición del gótico internacional a la escuela flamenca. Catalogado como un pintor flamenco se encuentra entre los mejores pintores que Europa acogió en el siglo XV.

A este estilo gótico definido anteriormente como flamenco también se le conoce como Prerrenacimiento o Ars Nova (sobre todo en el Norte de Europa). Entre los méritos de este famoso pintos belga está el ser considerado, durante mucho tiempo, el inventor de la técnica pictórica del óleo debido al alto nivel de perfección que ostentaba.

Trabajó en La Haya para Juan de Baviera, conde de Holanda en la Haya. Más tarde se hospedaría en Lille como pintor de corte de Felipe el Bueno, con el que mantuvo una buena relación durante toda su vida. En 1430 se estableció en Brujas, donde vivió hasta su muerte y realizó gran parte de su obra que ahora se encuentra repartida por todo el mundo. Van Eyck fue tomado como modelo por numerosas generaciones posteriores, y a pesar de poner el listón muy alto algunos de sus aprendices acabarían destacando, como es el caso de Peter Cristus. Jan Van Eyck fue enterrado en el cementerio de Brujas en 1441, a la edad 51 años.

Estilo y características.

En cuanto a las principales características de su estilo, influenciado principalmente por el pintor Melchior Broederlam, destacamos la gran utilidad que hacía de los colores, con los cuales llegaba hasta plasmar los reflejos luminosos de los objetos y el aspecto cambiante jugando con la luz. También destaca la definida técnica que ostentaba para modelar objetos y figuras con luz y color y la detallada representación tanto de superficies como texturas que resumen perfectamente el estilo del artista. El pintor belga era consciente de su propia importancia ya que firmaba y databa todas las obras que realizaba.

Otra de las características de su estilo era el tratamiento que Van Eyck da a la luz gracias al dominio que poseía de la técnica al óleo. Van Eyck es calificado de pintor naturalista debido a la representación de Adán y Eva, desnudos, en la parte superior del Políptico de Gante, retratados sin idealizaciones y sin demasiadas censuras. También debido a la gran atracción que le producen los paisajes, los cuales representa con detalle después de que los haya observado detenidamente.

Políptico del Cordero místico de San Babón (Gante)

La temática principal de Van Eyck giró en cuanto a la religiosidad, de la cual una de sus obras más representativas es Políptico del Cordero místico de San Babón en Gante (1426 – 1432). Se trata de una obra muy importante pues resume las características flamencas. Pertenece al estilo gótico flamenco y fue realizada en óleo sobre tabla. Fue un encargo de un rico burgués para decorar una capilla privada en la catedral, algo muy usual en la época. Actualmente, se sitúa en una nave trasera fuera de su emplazamiento original, lo que resta cierta fuerza al conjunto aunque gana en visualización para el espectador.

ccc.jpg

Jan VAN EYCK Políptico del cordero místico de san Babón en Gante (1426-1432)

En las tablas superiores se representa a Dios (padre) con sus atributos de poder y en posición sedente flanqueado por la Virgen y por San Juan. Éstos, a su vez, están rodeados por ángeles cantores y por Adán y Eva desnudos. En las tablas inferiores aparece la Adoración del Cordero Místico. En el paisaje se muestra sensación de profundidad con punto de vista alto. También utiliza las tres dimensiones y una composición simétrica. En esta obra se observa una gran minuciosidad y cuidado del colorido, con buen tratamiento de los pliegues de los paños.
Las figuras están representadas con gran realismo (pudiera ser que modelos posaran para ser copiados). No se trata de figuras monumentales sino alargadas y esbeltas, cuya cuestión técnica se relega al tratamiento de los pliegues y paños (pliegues no circulares, sino en diagonal y geométricos). También hay algunas figuras grisallas, es decir en tonos blancos, negros y grises, tratadas de esta forma para que parezcan esculturas. Destaca el coro de los ángeles, muy ornamentados, con detalles tratados a la manera miniaturista.

El retrato del matrimonio Arnolfini (1434)

Otro de los temas que Van Eyck utilizó con gran asiduidad fueron los temas burgueses, donde destaca El retrato del matrimonio Arnolfini (1434). Se encuentra actualmente en la National Gallery de Londres y pertenece al estilo de primitivos flamencos. La obra está realizada al óleo mediante pincel.

El famosos cuadro de los Arnolfini nos presenta a la pareja en el momento de contraer matrimonio. Ambos personajes, retratados en primer plano, se sitúan en una estancia con suelo de madera, e iluminada por una ventana que se abre a la izquierda. A los pies de la pareja aparece un perro. En el centro de la composición figura una lámpara que cuelga del techo y un espejo en el que se refleja todo el contenido de la habitación. Sobre el marco encontramos una inscripción en latín en caracteres góticos.

Giovanni Arnolfini aparece retratado en actitud seria, ricamente ataviado   en color oscuro, con capa y amplio sombrero. Su esposa Giovanna, también ricamente vestida en color verde vivo muestra su abultado vientre, y parece manifestar con claridad que se encuentra embarazada.

dt.jpg

El retrato del matrimonio Arnolfini (1343)

Las características principales del cuadro son las siguientes: algunos de los objetos que figuran en el cuadro, así como la propia ambientación de la escena, aluden a la riqueza del mercader Arnolfini. Los colores predominantes son también claramente simbólicos: mientras el verde alude a la fertilidad, el rojo lo hace a la pasión. Por último, y lo más curioso del cuadro, se ha generado una gran controversia entre los historiadores del arte, por la gran cantidad de elementos simbólicos que incluye y la dificultad de interpretación de algunos de ellos, hasta el punto de que los especialistas debaten si la obra contiene realmente la escena de la celebración de un matrimonio, siendo como una especie de acta del mismo, o una ceremonia de exorcismo de una pareja que trata de alejar de sí el mal de no haber tenido descendencia.

La ciudad de Brujas, donde el famoso pintor vivió gran parte de su vida y realizó la mayoría de su obra profesional es un constante museo de Van Eyck con constantes referencias a uno de los pintores flamencos por excelencia. La mayoría de sus obras se encuentran repartidas por el viejo continente y las que se encuentran en su ciudad natal son la mayoría copias. Aun así, recomiendo parar en esta encantadora ciudad y poder visitar el hogar de uno de los pintores más famosos del siglo XV, cuyo legado ha quedado para la posteridad.

el hombre.jpg

El hombre del turbante rojo (autorretrato) (1433)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s