Eugenio Merino: “La gente se ofende con demasiada facilidad”

Por Daniel PANERO @PaneroPanero

Nacido en 1975, este artista madrileño hace humor con su trabajo, algo que le ha llevado a menudo a convertirse en la estera de propios y extraños. Pocos pueden presumir de haber puesto de acuerdo a judíos, musulmanes y católicos, él lo hizo a través de su obra Stairway to heaven (2010), una creación que cumple una de sus máximas: “Hablar de la religión es necesario”.También cumplen sus principios otras obras de su producción artística como Bin Laden bailando (2009) o las archiconocidas Always Franco y Punching Franco (2012). En ambos casos el mensaje de fondo quedó en un segundo plano ante el revuelo originado por remover un recuerdo que él considera que todavía está “fresco” en nuestros días.

Esa es precisamente la premisa número 1 de Eugenio Merino, inmortalizar aquello que no ha evolucionado. Solidificar aquello que, como en el caso de Franco, permanece “fresco”. Todo sin miedo a evolucionar, aunque tenga que ser fuera de nuestras fronteras. Franco ya se ha paseado por ciudades como Miami o Southampton ¡Quién se lo iba a decir!

¿Cómo te definirías como artista?

Bueno, yo me definiría como un artista que hace humor con su trabajo y el humor entendido como una visión crítica de la sociedad. Tiene mucha relación con el humor visual, el humor de las revistas tipo Charlie Hebdó, El Jueves o Hermano Lobo, el humor de la caricatura.

Te iniciaste en la pintura ¿por qué decidiste cambiar?

Cambié por aburrimiento, quiero decir que cuando uno es artista y puede elegir en cualquier momento que medio puede usar. Yo llegué a una vía muerta y pensaba que la escultura ofrecía una visión más interesante porque cuando uno accede a una red como internet tiene al alcance todo tipo de imágenes, pero lo que es la escultura, el volumen, tiene un acceso más complicado. Me parece que en la época en la que vivimos la escultura tiene más interés, a mi como espectador así me lo parece.

¿Cuáles han sido tus referentes artísticos?

El arte conceptual, el humor de ilustradores internacionales o la poesía visual de Joan Brossa y Mateo Maté. Bastante ecléctico, quiero decir, me ha interesado el humor, pero también la parte “intelectual” del arte en los 70 y los 80.

Te haces famoso por esculturas polémicas como la de Bin Laden bailando ¿Por qué este tipo de obras?

572589f8-5c98-4cc4-b64c-67f11db714c9
Bin Laden bailando, 2009

Son visiones satíricas del panorama actual en el momento en el que se hizo. Son la versión escultórica de lo que sería el humor gráfico de un periódico. Cuando hice a Bin Laden era un personaje al que no se le había podido capturar y para mi ese Bin Laden bailando significaba “sigo vivo, no me habéis cogido y toda la guerra que se ha empezado para capturarme no ha servido para nada”. Eso hay que verlo en el contexto de ese momento.

Luego ya le cogieron y le mataron por lo que luego la pieza adquirió otro significado. Pese a todo cuando hay un ataque terrorista o muere cualquier persona en manos de Al Qaeda o el ISIS pues uno tiene en la cabeza la imagen de Bin Laden, digamos que la metáfora es que esa imagen que te baila en la mente es Bin Laden, se te mantiene esa relación con el baile.

Tu obra Stairway to Heaven tuvo también mucho revuelo, ¿Entiendes que alguien pudiera sentirse ofendido?

2da500a2-5d06-4b64-9813-d44a9843302e
Stairway to heaven, 2010

La gente se ofende con mucha facilidad. Estamos en una sociedad en la que la ofensa es cada vez más típica porque hay una corrección política que está acabando con el humor y con la capacidad crítica de la gente. Debemos, podemos y queremos opinar sobre la religión, sobre la política y sobre todo no debe haber ningún tema tabú pese a que haya leyes que defienden la ofensa a la religión, cosa que no entiendo, eso son cosas que yo acepto pero quiero decir que si analizamos la obra fríamente nunca fue una cosa de mal gusto ni radical, solo fue radical en su sentido y en su concepto, pero visualmente en ningún caso.

¿Es incompatible la censura con el arte?

La censura es un medio que tienen determinadas personas para controlar lo que se exhibe, lo que se cuenta y lo que se dice. La censura no debería existir en el Estado de Derecho, pero como bien sabemos siempre que hay un poder se ejerce una censura, ya sea en un periódico, una empresa o en una feria como puede ser Arco, donde su relación con la política es directa, entonces se censuran cosas de todos los estamentos de la sociedad.

La gran polémica llegó ‘Punching Franco’ y ‘Always Franco’ ¿Esperabas que se montara el revuelo que hubo?

La verdad es que no porque a pesar de que pueda ser provocador, y esto siendo bastante irónico, la utilización de Franco pues uno no se espera que tenga que ir a juicio por haber hecho un muñeco, por hacer una representación de algo. Es un poco lo que les ha pasado a los titiriteros. Una cosa es ser un etarra y otra cosa es ser un etarra, es muy diferente. Parece que hay momentos en los que a determinada gente no le interesa lo que se dice, sino implicarte en algo que va más allá de la ficción. Es un poco a lo que estamos sometidos aquellos que estamos en contacto con lo público.

94f254b2-55a6-4924-a0d3-197b2c739a8e
Always Franco, 2012 (arriba), Punching  Franco, 2012 (debajo)

¿Qué significan esas dos obras?

Punching Franco es tan sencillo como un Punching ball con la cabeza de Franco donde todo el bando republicano podría tener esa vía de escape ya que el tema del franquismo nunca se resolvió, por lo menos tienen una pequeña revancha. En el caso de Always Franco, que es Franco dentro de una nevera, es una representación de lo que hoy en día es su figura. Está presente tanto en la política como en la sociedad a través de la memoria histórica, de determinados juicios, Baltasar Garzón, intentos de acabar con la Ley de Amnistia…. Es un tema que está ahí y la nevera representa  esa inmortalidad, esa imagen de frescura, su recuerdo se mantiene fresco no es que se abran heridas, es que nunca se cerraron.

La Fundación Franco te impuso una demanda…

Fui a juicio en dos ocasiones con la Fundación Franco y en ambas ocasiones gané. Del año 2012 al 2015 estuve en juicios y en sentencias y finalmente el último fallo llegó hace tres meses. Finalmente se le negaba a la Fundación el hecho a defender el honor del dictador.

¿Qué te parece que atacaran tu obra?

A mi me parece lógico que si hay una Fundación Franco se dedique a eso, lo que me parece ilógico es que haya gente que apoye esto. Si estamos en una sociedad en la que se ha superado el franquismo por lo menos que directores de feria o de IFEMA no se dediquen a apoyarlos en sus demandas. La Fundación Franco a mi sinceramente me la sopla, me la sopla pero bien.

¿Te has arrepentido en algún momento de presentar aquellas obras?

No. Ha habido momentos en los que lo he pasado bien y mal, pero desde luego es un trabajo del que me siento orgulloso puesto que pienso que hablar tanto de Franco como de la religión, lo hagas bien o lo hagas mal, es siempre algo necesario.

ceb445a2-3a3b-4411-aaec-7c8118bec065¿Te hizo cambiar como artista todo el revuelo que se formó?

Con todas las piezas y las consecuencias de las cosas el artista va evolucionando. Cuando uno ha provocado mucho le apetece acceder a otras situaciones, experiencias del público. Uno evoluciona y sí, te enseñan cosas que te hacen mirar con una nueva visión, pero no es que me haya transformado a raíz de la polémica, sino que es natural en el ser humano evolucionar.

¿Cuáles son los proyectos de Eugenio Merino para el futuro?

Seguir trabajando y seguir teniendo la libertad que tengo para hacer lo que hago cada mañana, cada noche y cada día, eso para mi es fundamental para seguir creciendo, sobre todo en el exterior.

¿Se puede vivir del arte en España?

Al final España es lo que es y para mi, al igual que para muchos artistas, tiene muy poco recorrido. Entonces hay que mirar más hacia Europa y Estados Unidos. Se puede vivir del arte porque el artista renuncia a muchas cosas que probablemente no son tan necesarias y que te hacen vivir como un artista, gastas muy poco porque vives en un estado muy precario, tienes que tener en cuenta muchos elementos. No puedes tener un cochazo, no puedes tener una casa, pero son cosas que ni me han interesado, ni me interesarán nunca

¿Qué crees que falta en nuestro país para que los artistas tengan más posibilidades?

No lo se. Probablemente haga falta más mercado, falta que todo funcione mejor, no tanto a nivel institucional, que si que hay ciertas ayudas, pero hace falta ese mercado para que uno pueda vivir de lo que hace. Es complicado, quizá haya que ir a Europa y Estados Unidos, que es donde realmente un artista puede vivir de lo que hace porque tu trabajo le interesa a mucha gente.

7bf6f6e7-3bf7-4f44-8d69-aeb18d05532a
“Congelar” a lideres políticos es uno de los temas recurrentes en su producción.

En definitiva, Eugenio Merino es un artista que trata de hacer humor con su trabajo. Así es como él se define a si mismo y como quiere que vean su obra. Asegura que toda la polémica que ha rodeado a sus obras no ha hecho que su forma de ver el arte haya mutado. Sigue siendo la misma persona que copó las páginas de cultura en el año 2012 a raíz de la exposición en Arco. Provocador como pocos, Eugenio Merino sabe que “es natural en el ser humano evolucionar”, no es buen vivir en una nevera.

Página web: www.eugeniomerino.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s