Bob Dylan Pintor

Por Hugo VENTURA @HugoVentura91

Por su visión clara, su lucidez y su poesía hecha música, Robert Allen Zimmerman (Bob Dylan) no sólo es uno de los músicos más influyentes del S.XX, sino un trovador de libertad que abrió los ojos a una generación y cuyo mensaje perduró en las siguientes, pero su talento, cambiante siempre parejo al mundo, se representa también en otro aspecto, la pintura.

 Un rasgo fundamental por el que la carrera de Dylan destaca, es su capacidad de mutación, evolución y cambio, esto, sumado a una continua mirada a lo que le rodea y a cómo ello repercute en su interior, responde a las características de otra expresión artística mucho menos conocida de Dylan: las pinturas y dibujos que desde finales de los 60’s, década en la que se convirtió en un icono de la canción protesta estadounidense, había realizado entre concierto y concierto, entre gira y gira.

Que el artista no expusiera al público sus obras hasta 2007, dota a sus cuadros y dibujos de un fuerte carácter retrospectivo, una suerte de representación íntima de las letras de sus canciones, un deseo de poder ver con sus propios ojos lo que siempre había cantado.

Todo empezó en 1968, cuando el pintor norteamericano Bruce Dorfman, vecino del artista, le introdujo en el arte visual, enseñándole el uso de la caja de 27 óleos que le acababa de regalar su mujer, a partir de ese momento, Dylan se acostumbró a pintar y dibujar en sus largas giras.

Pese a que la primera vez que se pudo ver esta faceta del artista fue en 1994 con  la  publicación del libro de dibujos y bocetos Draw Blank, fue en 2007 cuando Dylan debutó en las grandes galerías de arte con su primera exposición en Alemania, “The Blank Series” y una segunda en Dinamarca, “The Brazil Series”. Según el historiador de arte John Elderfield: “los cuadros de sus exposiciones pueden equipararse a las canciones de Dylan, porque son productos de la misma extraordinaria imaginación creativa, la misma mente y la  misma mirada de un artista para quien mostrar y contar, lo temporal y lo espacial, lo verbal y lo visual, no se separan fácilmente”.

5f779f89-b7bc-4fcc-b171-1614612319c9
Bob DYLAN, Fabela Villa Broncos, 2009-2010

 

Escenas rurales, cruces de carreteras, vestíbulos, coches   y    camiones, gasolineras, sillas y mesas, mujeres, visiones polvorientas, los cuadros de Dylan transmiten la misma atmósfera de esperanza borrosa y árida que sus canciones, una simbiosis mágica entre música y pintura. Los títulos de las obras son sobrios, sin ninguna explicación, ya que es muy importante para Bob Dylan no decirle al espectador de sus obras lo que debe retener. “Cuando estás entre concierto y concierto, necesitas algo más que palabras para expresarte, y la pintura es una gran manera de evitar malentendidos”, decía sobre su obra. El arte de Dylan es una perpetua búsqueda de un camino por parte de aquel que siempre ha sido un “vagabundo”. Otra característica fundamental del artista es su sarcasmo y su indiferencia ante la crítica.

foto
Bob DYLAN, Dad´s restaurant, 2008

Su estilo pictórico, pese a variar, respeta un patrón de gruesas pinceladas, en las que los colores a menudo no se corresponden con la realidad, al estilo impresionista, representando a menudo escenas de la vida cotidiana, con una intensidad onírica que aporta dramatismo a la acción, como en este Dad’s restaurant, expuesta en la “Drawn Blank Series” en Chemnitz, Alemania.

A raíz de su exposición “The Asia Series”, presentada en 2011 en la ciudad de Nueva York, el artista fue objeto de numerosas críticas que  le acusaban de plagiar a fotógrafos como Henri Cartier-Bresson  o Léon Busy,  dada la  similitud de los cuadros que pintó durante una estancia en el continente asiático, con instantáneas realizadas por estos fotógrafos.

Días después de la inauguración de la exposición, la agencia Magnum, dueña de los derechos de la mayoría de las fotografías, reveló que Dylan había pagado por las licencias de los derechos de autor de sus fotos y la galería añadió en su comunicado de prensa que el autor toma como inspiración diferentes fuentes entre ellas archivos fotográficos para realizar sus obras pese a que la galería Gagosian presentaba la exposición como un diario visual resultado de su experiencia en Japón, China, Vietnam y Corea del Sur, dando a entender que Bob Dylan había experimentado esas escenas pintadas por él mismo. En respuesta, Dylan mostraba en una entrevista su sarcasmo por el mundo del arte, hablaba así sobre las cambiantes tendencias en la pintura “Si nunca has estado de moda, no puedes dejar de estarlo”. Dylan en estado puro. Por su parte la exposición emitió el siguiente comunicado: “Si bien la composición de algunas de las pinturas de Bob Dylan están basadas en una variedad de fuentes, incluidos archivos e imágenes históricas, la vitalidad y frescura viene de los colores y texturas que se encuentran en las escenas diarias que observó durante sus viajes”.

da842783-a14c-4570-aab9-b0bc00e5ece9
Arriba: Mujer fumando opio de León BUSSY; Abajo: Opio, Bob DYLAN, 2011

A lo largo de su carrera pictórica, es habitual ver tres o cuatro versiones del mismo trabajo, emulando pintores como Edvard Munch, como es el caso de Mujer cerca de ventana (1994).

75448a61-e971-4b6b-89a2-b6bcbadcc1ab
Bob DYLAN, Mujer cerca de la venta, 1994

La pintura de Dylan es una crónica de sus viajes, ciudades en las que ha actuado, personas que ha conocido o que nunca llegó a conocer. Una expresión visual del imaginario de sus canciones, una ventana al brillante mundo interno de uno de los genios del S.XX.

Datos útiles

http://www.halcyongallery.com/artists/bob-dylan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s