El arte de la escultura se viste de Miguel Marinero

Por Irene TORIBIO @irene_toribio

Albert Einstein decía “El arte es la expresión de los sentimientos profundos”, y así lo han demostrado el diseñador Miguel Marinero y el artista Agustín Ibarrola, logrando expresar el arte más profundo a través de la fusión entre moda y escultura.

b05ec813-fde9-46bb-87eb-7900e9a92e2b
Diseños de Miguel MARINERO (2016) (Foto: Antonio Villares)

El Museo de las Artes Decorativas de Madrid acoge del 10 de febrero hasta el 24 de abril “Del arte, del artista, y del territorio”, una exposición donde “Los cubos de la memoria” (2001-2003), obra del escultor Agustín Ibarrola, han inspirado al diseñador Miguel Marinero en la creación de una colección muy especial del artista.

Un territorio (Asturias) y un artista (Agustín Ibarrola), son dos de los factores fundamentales que han inspirado a Marinero en esta fusión de escultura y moda. 29 diseños inseparables y únicos que consiguen traspasar los sentidos e incluso los tiempos., en los que Marinero da vida y forma a las esculturas de Ibarrola sobre el cuerpo de una mujer.

Ibarrola y Marinero ya habían trabajado juntos en 2004, cooperando en una exposición en el Círculo de Bellas Artes de la cual nació ésta. Según el diseñador, sus creaciones en piel están maridadas perfectamente con los cubos de Ibarrola, con su identificación con esa tierra y la naturaleza.

El hormigón y el color de la obra de Iba­rrola dan paso a una reinterpretación de las formas y los tonos que tiñen los tejidos de Marinero. Creaciones que trasmiten sensaciones a través de tres espacios: creador, obra y lugar.

A todo el que acuda a la exposición yo le diría que se deje guiar por sus  sentidos, que piense que están en el Monte asturiano o a las orillas del Cantábrico, que imaginen cómo reinterpretarían ellos el manto de Cue, por ejemplo, en tela, en piedra” afirmaba el diseñador.

722bf2b6-66d6-47ad-bb7c-0d5c2fc62d76
Diseño de Miguel MARINERO (2016) (Foto: Antonio Villares)

Un recorrido por la historia y memoria del artista que traslada al observador a través de sus recuerdos, plasmándolos en sus colores, texturas y tejidos.

Que echen atrás en la historia, y que disfruten de las texturas y de los colores. Del artista, del arte y del territorio son las tres piedras angulares sobre las que debe descansar cualquier creación. Nada es porque sí, ni nace aislado, todo tiene un motivo. Se crea por algo y ubicado en algún lugar inspirador”.

Cada una de las tres salas del Museo Na­cional de Artes Decorativas recoge una personal interpretación de ambas disciplinas, moda y escultura, dirigida por el creador Miguel Marinero y con la colaboración de los alum­nos de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.

El artista, Miguel Marinero, dice estar profundamente agradecido a los alumnos de quinto curso de la facultad, quienes, entendieron a la perfección lo que pretendía hacer y entre todos han logrado transmitir la historia completa: la historia de un pueblo astur milenario, su naturaleza, y la inspiración que causa en sus diseños.

437af8d4-acc5-4271-87c2-c7a6febdb6a4
Del arte, del artista y del territorio, 2016 (Foto: Antonio Villares)

En la primera sala, “Del artista”  muestra lo que siente, paladea, asimila y resca­ta de su memoria. Todo aquello que le inspira y le transmite, que le empuja a crear para diseñar y dar forma a sus piezas. El artista es cómplice de su público y de la naturaleza. El agua, la tierra, el aire y los colores primarios que guarda en su retina.

Un segundo espacio, “Del arte” sitúa al propio arte como fuente de inspiración. El paso del tiempo y sus efectos en cada obra, que como la propia naturaleza sufre el influjo de la cli­matología. Piezas con pasado ins­piradas en figuras rupestres. Una concepción que rompe los volúmenes impues­tos por las aristas y les da vida.

“Del territorio”  descubre la influen­cia del lugar (Asturias) en el color y los moti­vos. La interpretación de una esco­llera bañada por el Cantábrico, que amanece cada día a los pies de un pueblo marinero. La historia de un pueblo desde su herencia, que per­manece en una vidriera, utensilios tradicionales, instrumentos, borda­dos llaniscos de azabache, y que perduran en la mano del artesano.

Una perfecta combinación que logra captar la verdadera esencia del arte, del artista, y su territorio, transformando en piel la escultura.

Datos útiles

Museo Nacional de Artes Decorativas (Madrid)

http://mnartesdecorativas.mcu.es/exposiciones.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s