Sexo en el museo de Orsay

Por Javier DE FRUTOS @xavimod

La pinacoteca francesa, recientemente elegida como el mejor museo europeo por los visitantes, dedica una retrospectiva al controvertido tema de la prostitución en el mundo del arte.

Compartiendo nombre con la obra del autor francés Honoré de Balzac,  Esplendores y Miserias, la exposición temporal del Museo de Orsay profundiza en uno de los temas tabú de esta sociedad, el de la prostitución. Posiblemente este aspecto se resuma perfectamente en el texto de una de las pancartas presentes en la manifestación celebrada el pasado junio en París, frente la Asamblea Nacional donde un colectivo de prostitutas se manifestaba, la cual decía: “Os acostáis con nosotras. Votáis contra nosotras”.

65f33757-cf4c-496b-8bec-f4c76f76ad45-1460x2040
Anónimo, Mujer sentada con los brazos cruzados, 1900

A pesar de ser un tema asiduamente utilizado por multitud de artistas en el desarrollo de sus obras artísticas, siempre se ha relegado a un segundo plano, como si de un tema menor se tratara, a la sombra de escenas bíblicas, representaciones mitológicas o bodegones frutales. No obstante el Museo de Orsay parece que quiere romper esas barreras sociales ante temas controvertidos, focalizando sus exposiciones otoñales ante un mismo tema, el sexo, habiendo desarrollado el pasado año una exposición sobre el Marqués de Sade y el anterior centrándose en el desnudo masculino, lo cual  ha producido una lluvia de críticas por centrarse en temas eróticos.

El día de la inauguración, el museo batió récord de asistencia, con una afluencia de público de 7000 espectadores. Espectadores que se agolpan diariamente entre las distintas salas que conforman esta extensa exposición dedicada a ellas, teniendo presente que la figura femenina es el elemento principal que se repite en las distintas obras que conforman este acto jocoso y provocativo.

“Pierreuses” prostitutas que ejercen clandestinamente en descampados, en las profundidades de la noche, chicas “con tarjeta” e “insumisas” que ofrecen sus servicios en el espacio público, “verseuses”, que fomentan el consumo de alcohol, empleadas por las cervecerías de mujeres, pensionistas de prostíbulos, cortesanas que reciben a sus admiradores en su lujoso palacete particular En el siglo XIX, la prostitución adopta múltiples rostros, se puede leer en la presentación que realiza el museo de Orsay sobre esta exposición. Y múltiples son también los artistas que centraron la temática de la prostitución en su desarrollo artístico, donde podemos encontrar obras archiconocidas y referenciales del arte del siglo XIX como es la Olympia qué retrató Manet o el retrato que realizó Vicent van Gogh de Agostina Segatori; sin poder olvidarnos de la pequeña figura del Toulouse Lautrec asiduo del Moulin Rouge y el Folies Bergere, posiblemente el artista símbolo -y estrella de esta exposición- que retrató con tanta insistencia el ambiente francés donde la sífilis, la absenta, los cabarets y los juegos de cartas se entremezclaban en los pequeños cafés del barrio de Montmartre, rodeados de mujeres de supuesta “vida alegre”.

Edgar_Degas_-_In_a_Café_-_Google_Art_Project_2
Edgar Degas, La Absenta, 1875-1876

Presentes en esta orgía visual pictórica podemos encontrar la presencia de obras de artistas como Paul Cézanne, Édouard Manet, Edgar Degas, Vincent Van Gogh, Frantisek Kupka, Edvard Munch o Pablo Picasso, complementados con una exquisita selección de artilugios y muebles de la época  presentes en los salones de mujeres, junto a una rica colección de fotografías y videos eróticos de la época con un carácter más explícito -lo que conlleva que se encuentren en salas aisladas con acceso restringido a menores- .

            Del Impresionismo al Fauvismo, pasando por todas aquellas etapas intermedias, como el Postimpresionismo o el Modernismo, son las corrientes artísticas presentes que nos permiten hacer un amplio repaso por la explosión cultural que sufrió Europa y en mayor medida la ciudad de París, pudiendo observar el nacimiento del arte contemporáneo; permitiendo observar no solo la revolución plástica que supuso, sino también el cambio radical que suponía ciertas temáticas que se utilizaron, como es el claro ejemplo del pilar central de exposición, la prostitución.

La toilette
Henri Toulouse-Lautrec, El baño, 1889

            Desarrollada conjuntamente por el parisino museo de Orsay y el Van Gogh Museum de Amsterdam y comisariado por Marie Robert e Isolde Pludermacher, conservadoras en el museo de Orsay, Richard Thomson, profesor de historia del arte en la Universidad de Edimburgo y Nienke Bakker, conservador en el van Gogh Museum de Ámsterdam; acudiendo estos a una legendaria cita de Baudelaire: «¿Qué es el arte? Prostitución», han planteado un recorrido perfectamente estructurado por diferentes aspectos que permiten realizar un prolongado y profundo itinerario por el mundo de la prostitución, sin caer en banalidades y centrándose en una visión y un análisis más conceptual del tema.

Datos útiles: Del 22 de septiembre de  2015 hasta el 17 de enero de 2016

Museo de Orsay, http://www.musee-orsay.fr/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s