Eugenio Ampudia: “Mi mayor logro como artista es poder seguir hoy, a mi edad, contando las cosas que quiero contar a la gente”

Por Elvira SÁEZ (@ElviraSaezSaiz)

Eugenio Ampudia (Melgar, Valladolid, 1958) es un artista multidisciplinar que usa su pasión para contar cosas a los demás, revisando críticamente la sociedad que le rodea. Uno de los puntos que trabaja es la experiencia que tiene el espectador al contemplar sus creaciones. Sus obras han sido expuestas en numerosas galerías y exposiciones de España y de diferentes partes del mundo.

El artista nos espera en su estudio de Madrid, un pequeño apartamento en el que podemos observar muchas de sus obras y una gran biblioteca. Nos sentamos en un pequeño salón y desde nuestra izquierda nos apunta, de forma directa, una gran fotografía en la que aparece un libro en forma de pistola, obra del mismo. Pronto empezamos la entrevista, a la que Eugenio Ampudia responde con gran seguridad.

1.JPG

Eugenio Ampudia junto a una de sus obras

En su obra encontramos videos, Nubes de memoria que graban imágenes, “incendios”, esculturas… ¿cómo definiría su arte?

La verdad es que yo lo que hago es contar cosas a los demás y para eso, como a mí me parece que las palabras son demasiado concretas uso imágenes, sonidos… que aportan nuevas posibilidades al lenguaje a la hora de contar, lo hacen más indeterminado. Creo que tiene que ver con eso el tipo de obras que hago, contar cosas a los demás desde mi posición actual.

Su serie Dónde dormir comenzó a realizarse en 2008, ¿qué es lo que quiere expresar con esta acción?

Cuando yo decido dormir en sitios que están asignados al arte, que son sitios públicos, lo que quiero es que el espectador se sienta como si el lugar fuera suyo y que tenga una cierta intimidad como la tiene en su casa, para aprovechar al máximo todos los mensajes que les lanzan los artistas tienes que estar en un sitio muy amable para ti y reconocible como puede ser tu casa. La verdad es que también, cuando dormimos, soñamos y reflexionamos, y repensamos nuestro papel en el universo, cómo hacemos las cosas…en base a eso inicié la serie.                                                                                                 Ten en cuenta que implico también  al espectador porque hay más sacos para que la gente se eche a dormir, no soy yo solo, sino que es un acto colectivo, es una performance. Además es una de las series que más me piden últimamente. No sé si es que esto de dormir y reflexionar es algo que se necesita ahora bastante.

En su exposición titulada Humo que realizó en la galería Rafael Ortiz de Sevilla, ¿qué significado tiene la palabra humo?

Humo es una situación que tiene que ver con la emergencia, con que pasen cosas, con que cambien las cosas, porque el humo cambia absolutamente el paisaje y cambia las expectativas de la gente. Un sitio en el que hay humo es un sitio que puede ser peligroso, en el que pueden pasar cosas que están en cambio o que hay una velocidad y por eso suben mis naves al espacio con humo, las motos corriendo por el Museo del Prado echan humo… En general me parece que tenía que ver con situación de cambio y de cambio brusco.

Dando un paseo por su carrera artística encontramos El perro de Tonetty una pieza que realizó en 2006, ¿cuál es el mensaje?

Es un mensaje claro, el perro está fuera del museo marcando el territorio de los artistas y al mear fuera del museo deja una mancha que es más o menos lo que dejamos los artistas un poco en el cerebro de la gente o algo así.

En 2011, realizó en Gijón un proyecto llamado Véndete tú, ¿en qué consistía exactamente?

Pues básicamente se trataba de que los asturianos, en el centro laboral, propusieran o plantearan cosas que pudieran interesar al resto de los ciudadanos. O sea, que tuvieran ideas que para la comunidad fueran valiosas. Lo que hicimos fue, de todas las propuestas que se presentaron, una especie de concurso, de ellas seleccionamos 22 y a cada uno de ellos le hice un vídeo para que explicara su idea y la contara. Como yo soy un poco experto en hacer videos pongo mi experiencia al servicio de ellos para darles más visibilidad y de paso les tenemos, tres meses en el museo, con lo cual, la gente puede ver las propuestas que tienen y alguien las adoptará o las asumirá. La verdad es que había propuestas alucinantes y curiosas. Me interesó mucho.

2.JPG

Eugenio Ampudia en su estudio de Madrid

La obra Prado GP trata el tema de la velocidad con la que visitamos los museos ¿cree que tratamos el arte de una manera muy superficial?

No, el problema del arte principalmente es que está asociado a la industria del turismo y del entretenimiento y eso trae problemas porque no es lo mismo meternos en los baremos que tienen que ver con la cultura, con cómo se desarrolla, cuales son nuestros objetivos como artistas que en nuestros objetivos como industria turística. Yo creo que los museos hacen que la gente vaya a una velocidad enorme y eso puede ocasionar accidentes, conceptuales, pero accidentes igual que en las carreras de motos. Y que muchos museos se parecen a los circuitos de moto GP, si es 18 de marzo estás en Singapur si es tal en otro sitio… Entonces creo que los museos en vez de ser contenedores de arte tendrían que ser aspersores, tendrían que contar cosas a la sociedad en la que están establecidos, no a la gente que viene a verlos desde fuera. Tendrían que ser más útiles para hacer que todo funcionara un poco mejor, para que tuviéramos más elementos de diálogo, para que hubiera más formas de discusión sobre cosas menos banales que las que discutimos normalmente. A mí me interesa mucho que los museos se abran a los sitios donde están y me interesa mucho menos la industria del turismo, que por supuesto es mucho más poderosa que la industria cultural y eso es lo que fastidia todo.

¿Qué función tiene el arte? ¿Cómo debe influir en la sociedad?

Yo creo que la idea que tenemos sobre el arte como acompañante o adorno no tiene ningún sentido, o sea lo que hacemos con los artistas es establecer un diálogo a través de sus obras. Ellos nos aportan, o los artistas aportamos ideas, los espectadores aportan ideas y se produce una comunicación y creo que las obras de los artistas donde mejor están, no es en las paredes ni en los museos, es en la cabeza de la gente. Yo creo que sirven para que cambie un poco la forma de pensar, para que nos haga de otra manera, para que el mundo vaya en la dirección que queremos nosotros o que queremos todos.

¿Y en España, deberíamos tomar ejemplo de otros países?

Creo que hay otros países en los que la cultura se considera un bien de todos y en este país se considera una “vaca” a la que hay que ordeñar hasta dejarla exhausta. Entonces cualquier país en el que hay una preocupación por los individuos, por las personas, por cómo viven y por la cultura se puede considerar un ejemplo y en este momento nosotros no somos un ejemplo, somos, realmente un problema.

¿Qué futuro cree que le espera al arte en España?

Yo creo que esplendoroso, o sea, no tengo ninguna duda [lo dice con especial énfasis] de que conseguiremos llevar a cabo las cosas, cambiar la sociedad en el sentido que nos interesa y además creo que por muchos ministros que vengan, por muchas fuerzas extrañas que se conjuguen a nuestro alrededor, los artistas, el mundo de la cultura, los espectadores, todo este conjunto, tenemos muchas cosas que contar que son realmente poderosas, brillantes y que hacen que la vida de las personas cambie y eso nadie lo puede obviar.

¿Cómo logra actualmente vivir de su pasión un artista?

A lo largo del año voy a un montón de ferias que se producen fuera de España y otras como ARCO que se producen en España y gracias a eso y a una intensa y continua pelea con lo que está pasando a nuestro alrededor, logramos sobrevivir. La verdad es que tengo la sensación de que no me puedo quejar, tal como están las cosas y tal como están planteadas para mucha gente, pero todo está basado en el mercado internacional porque el mercado nacional está francamente hundido.

Hasta el momento, ¿cuál considera que ha sido su mayor logro como artista?

Mi mayor logro como artista hasta el momento es poder seguir hoy, a mi edad, contando las cosas que quiero contar a la gente y que todavía me escuchen, que todavía pueda entablar un diálogo con gente como tú, con gente a la que considero cercana, que me importa lo que piensa y que me parece que tiene muchas posibilidades de cara al futuro.


La entrevista llega a su fin, hacemos algunas fotografías y Ampudia nos acompaña hasta la salida. Justo antes de despedirnos nos hace fijarnos en algo que habíamos obviado al entrar, del suelo verde del estudio, y bajo un radiador, crece un pequeño tallo creado por el mismo. Un detalle que refleja a la perfección el carácter multidisciplinar del artista y su capacidad de expresión a través de cualquier medio, formato o situación.

Enlace a su página web: http://www.eugenioampudia.net/




 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s